Indra, clave en el desarrollo en Japón de uno de los aceleradores de partículas más avanzados del mundo

Print this pageEmail this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditShare on Tumblr

Indra, una de las principales compañías globales de consultoría y tecnología, ha realizado el diseño, fabricación e integración de los elementos más críticos del sistema de radiofrecuencia del prototipo de acelerador de partículas LIPAC que ha sido desarrollado al norte de Japón, uno de más avanzados del mundo en este campo. El papel de Indra, que también asume funciones de asistencia técnica en la integración de los sistemas suministrados, se enmarca dentro del proyecto internacional IFMIF-EVEDA, fruto de una iniciativa impulsada conjuntamente por Japón y la Unión Europea.

Indra es la principal empresa española que ha formado parte en este proyecto, que es un hito clave en el ámbito científico dentro de una hoja de ruta que tiene como objetivo la construcción de un gran reactor que facilite la producción de energía limpia de forma masiva y constante, al tiempo que viable desde el punto de vista comercial, y que pueda ser replicado en diferentes puntos del globo.

El ya célebre proyecto ITER está en el germen de la ambiciosa iniciativa IFMIF (International Fusion Materials Irradiation Facility). El programa IFMIF de subdivide en varios proyectos pioneros. Entre ellos, el proyecto IFMIF-EVEDA se centra en la validación los principales elementos técnicos de la instalación (mediante la construcción de prototipos) y el desarrollo de la ingeniería de detalle.

La tecnología de Indra y la fiabilidad de sus soluciones han contribuido desde 2008 al impulso del proyecto IFMIF-EVEDA desde diferentes ópticas: realizando el diseño de detalle, fabricando e integrando ocho módulos de radiofrecuencia que inyectarán potencia a varias de las cavidades del acelerador, especificando y suministrando el material que permite la interconexión de los módulos de radiofrecuencia con las cavidades así como otros sistemas que garantizan el correcto funcionamiento de los subsistemas y facilitando asistencia técnica y capacidades de integración.

La última etapa del proyecto IFMIF-EVEDA está teniendo lugar en las instalaciones en Rokkasho, al norte de Japón, donde está alojado el prototipo. Los profesionales de Indra están supervisando la puesta en marcha de los avanzados sistemas de radiofrecuencia instalados. El proyecto es especialmente relevante dado que no existe en la actualidad ninguna instalación destinada a ensayos de irradiación con capacidad para simular de forma fidedigna las condiciones que se dan en el interior de un reactor de fusión. Es por este motivo que el proyecto se presenta como un paso importante en el desarrollo de la fusión por confinamiento magnético. España ya ha presentado su candidatura para albergar la sede del futuro acelerador que será construido en la siguiente fase del programa, IFMIF-DONES.

La comunidad científica ha depositado grandes esperanzas en la fusión como una fuente de energía inagotable y con escaso impacto ambiental. Se trata de uno los grandes retos energéticos de las próximas décadas, de ahí que, junto con el ITER, el programa IFMIF sea determinante para confirmar que la producción masiva de energía por fusión nuclear no sólo es posible, sino que también es viable desde el punto de vista comercial.

La intervención de Indra ha sido canalizada a través del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT).

El rol de Indra en este proyecto es un nuevo ejemplo de cómo su alta capacidad para desarrollar soluciones tecnológicas fiables le permiten participar en grandes hitos. Este es el caso, entre otros, de la contribución de Indra al sistema Galileo de posicionamiento global, al programa Copernicus de observación de la Tierra y al programa SST (Space Surveillance and Tracking) de la Comisión Europea, que se encarga de proporcionar un sistema de vigilancia y seguimiento de objetos espaciales cuyo objetivo principal es detectar e identificar éstos, calcular su posición y trayectoria en el espacio con el fin de hacer seguimiento y catalogar estos objetos que orbitan alrededor de la Tierra.