EXPAL finaliza con éxito la fase de destrucción de 3.400.000 municiones de racimo en Bielorrusia

Print this pageEmail this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditShare on Tumblr

Con motivo de la ceremonia de clausura, que ha tenido lugar el 5 de abril en la planta móvil instalada por EXPAL en la Base de Ingenieros propiedad del Ministerio de Defensa de Bielorrusia, la empresa ratifica el compromiso adquirido con el gobierno bielorruso y la Unión Europea para llevar a cabo el desarrollo del proyecto para la destrucción del arsenal de minas tipo PFM-1 de la República de Bielorrusia.

Altos representantes del Ministerio de Defensa, de Asuntos Exteriores de la Republica de Bielorrusia y de la Unión Europea, así como una amplia representación de embajadores, fueron testigos de la ceremonia de clausura en la que se destruyeron las últimas 78 minas de este tipo de la República de Bielorrusia.

EXPAL ha diseñado y desarrollado una planta ad hoc para este proyecto con una cámara de detonación fría única en el mundo. Todos los procesos fueron concebidos y desarrollados específicamente para destruir este tipo de munición. La experiencia y know-how de EXPAL en servicios de desmilitarización han sido clave en la ejecución de este programa. La planta dispone de un sistema para el tratamiento de los gases generados y recuperación de la chatarra resultante.

El cumplimiento de la normativa en materia de seguridad y medioambiente europeas más exigentes ha sido clave en el desarrollo de este proyecto.

Esta planta móvil permite minimizar los riesgos y los costes de transporte de este tipo de munición. Las instalaciones pueden ser ubicadas para ejecutar proyectos de desmilitarización similares en cualquier parte del mundo.

Técnicos especializados de EXPAL han formado al personal local para poder realizar los trabajos de forma competente y con la máxima garantía. Los procesos de mayor riesgo se realizan sin la intervención directa de los trabajadores, mediante la utilización de sistemas de iniciación y carga donante que aporta la compañía matriz MAXAM.

El siguiente y último paso del proyecto, será el desmontaje, traslado de la planta y acometer los trabajos para recuperar el terreno sobre los que estaba instalada la planta.

El gobierno de Bielorrusia ratificó la convención por la prohibición, uso, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonales, así como su destrucción. Esta convención, (conocida comúnmente como Tratado de Ottawa) entró en vigor en 1999. Bielorrusia y otros países firmaron su adhesión a este acuerdo para destruir los arsenales de este y otros tipos de municiones de racimo.

La Unión Europea adjudicó a EXPAL en 2010 la ejecución de este ambicioso proyecto tras realizar un concurso internacional.